Cobertura Fotográfica De Bodas

Cobertura Fotográfica de bodas

“Y ahora los declaro marido y mujer, puede besar a la novia” *Click* *Click*

El beso que une a dos personas en santo matrimonio, el comienzo de una familia bendecida por Dios celebrado frente a todos nuestros seres queridos.

Es el momento que no puede pasar desapercibido sin ser capturado por las cámaras de los modernos teléfonos inteligentes y también de los ojos profesionales que se encargan de inmortalizar en hermosas imágenes la mayor celebración de amor entre dos personas.

Por supuesto una boda es sobre el hermoso sentimiento entre dos almas independientes, pero también es sobre la emoción compartida con los más allegados, parientes y amigos con quienes festejamos.

Fotografiar una boda es capturar la humanidad en ella, es entender la gran cantidad de emociones existentes en un momento tan íntimo. Desde la sesión previa, cuando  es notable ver el nerviosismo combinado con una dosis de adrenalina en los conyugues, la llegada de la novia a la iglesia  y el último suspiro de un padre que entrega la mano de la niña a quien vió crecer hasta convertirse en una mujer.

Es el ojo y la habilidad del fotógrafo, el experto en las luces, el creador de la composición a partir de los elementos espontáneos, quien asume la responsabilidad de discretamente dar forma a las memorias de aquel día tan importante.

Una vez que la decoración, el vestido, las flores y la torta se encuentran perfectamente en su lugar, la lente de una cámara profesional acompaña este evento lleno de alegría y afecto para impregnarlo en un fotolibro de recuerdos una vez terminada la ceremonia.

Capturando los pequeños detalles

En una boda los pequeños detalles son los que más cuentan. Durante la ceremonia las fotografías más memorables son las del momento en que la novia es acompañada por su padre, el rostro de emoción del novio quien espera con paciencia y júbilo a su futura esposa.

El cruce de mirada entre ambos, las sonrisas en los rostros de los invitados sintiendo cada uno en sus corazones una sensación de felicidad, atentos a presenciar el sermón del sacerdote de la iglesia quién guía a los presentes con sus palabras a la parte más importante de la ceremonia, el intercambio de los anillos y el beso que sella la unión entre ambos.

Luego de salir del templo de Dios, comienza el festejo, el baile y la cena con los invitados. El ambiente se llena de gozo, mientras la pareja recorre entre las mesas del local del evento surgen pequeñas anéctodas que cada tío, primo, hermano y amigos tienen para decir.

“Ustedes desde que se conocieron tuvieron una conexión mágica” “Yo ya decía que iban a terminar felices juntos” “Siempre fueron inseparables y ahora ya lo son de manera legal y ante Dios” “Esta es la mejor cena que probé de entre todas las bodas a las que me invitaron”.

Antes de comenzar el baile, el discurso narrado de la boca de los recién casados sobre el increíble sentimiento de finalmente poder estar al lado de la persona que más ama. El agradecimiento de tener la oportunidad de compartir un mismo techo y entregarse al cuidado, cariño y ternura de vivir juntos y formar una familia.

Estos son los momentos que quedan grabados para siempre en la memoria de todos. Y son nuestros profesionales en fotografía, los artistas que se encargaran de convertir en un verdadero tesoro como un fotolibro o un álbum de fotos digital, las fotografías y los videos capturados en la celebración más significativa y valiosa de dos seres humanos inmersos en el bello sentimiento de amor que da inicio a una nueva familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *